Un perfume en tu cabeza.

rosal antiguoCuán diferente era el concepto de la palabra perfume en la antigüedad!. Ahora entendemos un sintético que pulverizamos para, en mi opinión, hacer difícil la vida de los que te rodean, pero que uno puede pensar que está más atractiva o que huele mejor. Madre mía!rosa antigua

Antiguamente  muchos pueblos entendían que los olores eran regalos de los dioses a los hombres, eran creaciones divinas. De hecho, el conseguir quitar la esencia de olor a una planta o flor, fue un secreto guardado en los templos y luego por los alquimistas.  Hablamos de cómo hacer perdurar un olor más allá del desvanecimiento de la flor. Qué difícil reto para la humanidad!.

El mejor remedio para la salud consiste en aplicar buenos olores al cerebro“(cita extraída de “El libro de los perfumes” de Eugene Rimmel). En honor al título de este artículo veremos algunas formas de cuidarse el cabello y el cuero cabelludo a través de la historia.

En China tenemos a un familiar del cedro, una variedad de cedrela que se usaba para enjuagar el cabello después de lavarlo. Esta planta es muy buena para apartar los insectos de tu alrededor, su olor es exquisito y su poder antiséptico justifica su uso. También está muy de moda el uso de pelucas.flor magnolio

En la Grecia Antigua, el cabello se perfuma con flores mezcladas con incienso o mirra y macerado en aceite de oliva. Les gustaba el cabello rubio y usaban azafrán para tal menester. Los hombres se cortaban el pelo al alcanzar la pubertad y luego volvían a dejarlo creer y no se lo cortaban nunca salvo por luto.

Ay Roma!!, usaban un tinte muy particular para colorear de negro sus cabellos. Metían sanguijuelas en vino durante días y luego lo colaban y lo usaban a modo de tinte. Vino la moda del rubio también y lo conseguían con una mezcla de sebo de cabra y cenizas.

En la India, las mujeres cuidan mucho su pelo largo y oscuro. Usan un aceite donde han puesto una mezcla de  jazmín, sándalo, rosa, benjuí u otras variaciones. Se adornan la cabeza con flores naturales.La flor del jazmín contrasta gratamente con su color oscuro.

Las Islas Filipinas huelen a exotismo para nosotros, el cabello allí es largo, negro, brillante. Usan el aceite de coco con aromas de ylang- ylang, tan relajante…

“Enmarcado su cabello perfumado en jacinto y jazmín,flores blancas

Un ramillete de violetas parecían sus arracimados rizos…”( “El libro de  los perfumes” de Eugene Rimmel.)

ESPERO QUE OS HAYA DADO ALGUNA IDEA…

BEGOÑA    S.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *