Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Un hijo bastardo.

Posted by Begoña Sánchez on noviembre 25, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Algo excepcional es esa belleza alcanzada de  manera también excepcional. Hay belleza en la belleza y belleza en la manera de conseguirla. Esta es una historia real en el mundo real.

Sólo un soñador  intrépido puede alcanzar resultados que rompen las anquilosadas maneras de pensar de una sociedad conservadora o conformista.

Jean Jacques Audubon nació en Haití. Hijo bastardo del propietario de una plantación de azúcar y una criada. Tuvo la suerte de que su padre se lo llevó a Francia a la edad de 6 años y lo rebautizó como mandan los cánones. A los 18 años emigra a EE UU, y comienza su propia aventura.

Excelente jinete, nadador y tirador, elegante y guapo. Desenvuelto en el baile y en la esgrima y, para colmo, desde su infancia tenía la afición de dibujar pájaros y se le daba de maravilla.

Se casó con la hija de un terrateniente y abrió una cadena de tiendas que se fueron al garete con la crisis de 1819. Decide entonces, convertir su hobby en profesión y comienza a dibujar. Comienza a desarrollar la imponente  idea de producir la colección de dibujos de toda ave conocida en Norteamérica a tamaño original.

Durante 5 años, se adentró en los pantanos de Luisiana, cruzó el Misissipi hacia terriorios sin colonizar, cabalgó con los cherokee y se alimentó de lo que cazaba, de dibujar retratos y de dar lecciones. En 1826 consideró que tenía ya material suficiente para su proyecto y partió hacia Gran Bretaña. En EE  UU no había impresor que pudiera acometer aquella ciclópea tarea. Recorrió toda la isla, de Edimburgo a Londres, con una exposición de sus acuarelas en pos de algún intrépido impresor. Finalmente, una firma londinense, Rovert Havell and Son, aceptó dar vida a Birds of America.

Este es el libro más caro del mundo y representa uno de los retos casi imposibles que se imponían los excéntricos aventureros del siglo XIX. Audubon viajó durante cinco años para pintar y catalogar toda ave con la que se topase. Encontró 506 especies y 25 de ellas jamás se habían conocido. 435 fueron las elegidas para el libro. Se le considera uno de los libros más bellos del mundo.

Se produjeron únicamente unos doscientos ejemplares, de los que se conocen 119 copias. Las hojas del libro son tan enormes porque quiso plasmar las aves a tamaño original y el precio astronómico del libro se debe también a que cada uno de los dibujos está coloreado a mano en todas las copias.

Curiosamente y obviamente, para conseguir lo que quería tuvo que matar a sus modelos. Hasta ese entonces, estas pinturas se realizaban con  modelos disecados que colocaban encima de las ramas de los árboles. El resultado eran animales muertos, Audubon quiso otra plasmación, era que pareciesen vivos. Trabajaba con rapidez, antes de que el color del plumaje cambiase, como lo hace, después de la muerte. Una vez terminado el trabajo, algunas veces, se comía sus modelos.

Ojalá os parezca tan interesante la historia como lo fue para mí. Saqué la información de la revista “Historia y Vida”, un artículo de Rafael Blandé, periodista.

BEGOÑA SANCHEZ.

 

 

« entrada anterior

Flores de porcelana.

El hambre y la miseria asolan el país. Japón alrededor de 1780. Numerosas niñas son ro...

entrada siguiente »

Curioso

Hoy en día casi cualquier alimento sufre desestructuración. Cualquier alimento debería ...

Deja un comentario

No hay trackbacks.

Entradas con etiquetas similares
Entradas en categorias similares