Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Una blanca sonrisa.

Posted by Begoña Sánchez on agosto 20, 2014 in Uncategorized with Sin Comentarios


María LuisaMe encanta la lectura incluso en momentos “difíciles” como en la sala de espera de mi dentista! (recorro 800 km sólo por ir allí, un lugar que no parece un quitamuelas y que casi no te enteras de que estás en donde estás).

Estando allí llamó mi atención una revista con un artículo de Julio González Iglesias, profesor de Historia de la Odontología en la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid. Le titula ” La Tragedia del Castillo de Marrac: María Luisa, reina de España y Josefina, emperatriz de Francia frente a frente. Increíble artículo.

Yo, que escribí sobre Napoleón y Josefinahttp://laesteticanatural.com/para-ti-josephine ) completo los datos sobre la otra cara de la moneda:

Se sientan a la mesa Napoleón y Josefina, María Luisa y Carlos IV. Josefina se asombra de la dentadura tan blanca de María Luisa pero sucede esto:

María Luisa se llevó las manos a la boca ( estaban comiendo), y el emperador creyó que sería para ahogar un grito de indignación. Estaba equivocado. La reina se sacó, empujando con la lengua, un extraño artilugio y lo envolvió en un pañuelo. Su cara apareció cambiada de repente, los labios se le hundieron y el mentón se aproximó ridículamente a la punta de la nariz.

-Pof favof-pidió a su esposo-, alcánzame unaf ofstrat fi no te molefta.Josefina

Josefina tampoco salía de su asombro.

– ¿Qué le ha pasado a la reina?- preguntó Josefina, que no salía de su asombro-. Además de estar irreconocible, no se le entiende nada.

– Es mi dentadura- respondió María Luisa, consciente de la curiosidad con que miraban el envoltorio dejado encima de la mesa-. Me sirve para hablar, pero no puedo comer con ella.

La dentadura!-exclamó Josefina-. ¡ Si yo creía que teníais los más bellos dientes del mundo!

– ¡Qué va! Son de porcelana- aclaró la reina; los míos los perdí hace muchos años.

Al parecer Josefina tenía una dentadura horrible y así la veían sus contemporáneos:

todavía lucía encantadora, aún cuando sus dientes estaban maltrechos, pero con la boca cerrada, y a cierta distancia, todavía creaba la ilusión de una mujer joven y bonita”.

dentaduraLos pocos dientes que se vislumbran entre sus labios perfectos están negros y carcomidos. Son una especie de embajadores que traen cartas credenciales de la muerte. En las calaveras siempre impresionan los dientes, tanto los que restan como los que faltan…..La dentadura de la emperatriz no atormenta solo a su vanidad, sufre dolores agudos, que atenúa el opio. En su neceser de viaje hay dos cajitas circulares de oro: una para el opio en granos, otra lo contiene disuelto en tintura de láudano. Dicen que el sopor a veces la obligaba a recogerse en su aposento tras yantar, se debe a esa necesidad de alivio de sus sufrimientos. Durante la comida los disimula para masticar. Jamás realiza esos movimientos con la lengua entre los dientes y las mejillas con que tantas personas vulgares tratan de menguar sus molestias…

Por fortuna también ha logrado maestría en el control del movimiento de los labios al hablar. Nadie que no esté prevenido notará su miseria dental….”

Lo curioso es que Napoleón batió récords de crueldad en sus campañas pero, sin darse cuenta, era el proveedor principal de dientes naturales para los dentistas de aquella época. Comenzó así el tráfico de dientes. Había cuadrillas de merodeadores que recorrían los campos de batalla para arrancar los dientes a los soldados muertos.

Como no a todo el mundo le gustaba tener dientes de muertos en su boca algunos preferían los “dientes de minerales”, es decir de algo así como porcelana y comenzaron las investigaciones a ese respeto. Menos mal!.aloe-africana-1

He querido conservar esta parte del artículo tal y cómo el Dr Julio González lo escribió (en cursiva), me parece  fascinante aunque éste es sólo un fragmento. El artículo entero es magistral, tanto por la forma de escribir como los datos en sí. Lo felicito desde aquí. Podéis leerlo en la revista ” La Ola Dental” nº8, Julio 2014.

ESPERO QUE OS GUSTE.

BEGOÑA   S.