Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Un perfume en tu cabeza.

Posted by Begoña Sánchez on julio 13, 2013 in Uncategorized with Sin Comentarios


rosal antiguoCuán diferente era el concepto de la palabra perfume en la antigüedad!. Ahora entendemos un sintético que pulverizamos para, en mi opinión, hacer difícil la vida de los que te rodean, pero que uno puede pensar que está más atractiva o que huele mejor. Madre mía!rosa antigua

Antiguamente  muchos pueblos entendían que los olores eran regalos de los dioses a los hombres, eran creaciones divinas. De hecho, el conseguir quitar la esencia de olor a una planta o flor, fue un secreto guardado en los templos y luego por los alquimistas.  Hablamos de cómo hacer perdurar un olor más allá del desvanecimiento de la flor. Qué difícil reto para la humanidad!.

El mejor remedio para la salud consiste en aplicar buenos olores al cerebro“(cita extraída de “El libro de los perfumes” de Eugene Rimmel). En honor al título de este artículo veremos algunas formas de cuidarse el cabello y el cuero cabelludo a través de la historia.

En China tenemos a un familiar del cedro, una variedad de cedrela que se usaba para enjuagar el cabello después de lavarlo. Esta planta es muy buena para apartar los insectos de tu alrededor, su olor es exquisito y su poder antiséptico justifica su uso. También está muy de moda el uso de pelucas.flor magnolio

En la Grecia Antigua, el cabello se perfuma con flores mezcladas con incienso o mirra y macerado en aceite de oliva. Les gustaba el cabello rubio y usaban azafrán para tal menester. Los hombres se cortaban el pelo al alcanzar la pubertad y luego volvían a dejarlo creer y no se lo cortaban nunca salvo por luto.

Ay Roma!!, usaban un tinte muy particular para colorear de negro sus cabellos. Metían sanguijuelas en vino durante días y luego lo colaban y lo usaban a modo de tinte. Vino la moda del rubio también y lo conseguían con una mezcla de sebo de cabra y cenizas.

En la India, las mujeres cuidan mucho su pelo largo y oscuro. Usan un aceite donde han puesto una mezcla de  jazmín, sándalo, rosa, benjuí u otras variaciones. Se adornan la cabeza con flores naturales.La flor del jazmín contrasta gratamente con su color oscuro.

Las Islas Filipinas huelen a exotismo para nosotros, el cabello allí es largo, negro, brillante. Usan el aceite de coco con aromas de ylang- ylang, tan relajante…

“Enmarcado su cabello perfumado en jacinto y jazmín,flores blancas

Un ramillete de violetas parecían sus arracimados rizos…”( “El libro de  los perfumes” de Eugene Rimmel.)

ESPERO QUE OS HAYA DADO ALGUNA IDEA…

BEGOÑA    S.

 

Ser mamá en el Antiguo Egipto.

Posted by Begoña Sánchez on agosto 5, 2012 in Uncategorized with 8 Comentarios


Serketa gozaba de una salud excelente y , hasta el momento, su embarazo era muy tranquilo. Sin embargo lo más importante era el sexo del feto. Desde hacía dos semanas orinaba diariamente sobre dos bolsas, una con trigo, dátiles y arena, y otra con arena, dátiles y cebada, Si primero germinaba el trigo, Serketa daría a luz una niña; si lo hacía la cebada, un muchacho…..

…Con los pechos desnudos, perfumada con incienso, el cabello suelto y las muñecas y los tobillos adornados con collares de turquesa y cornalina, Serketa se arrojó al cuello de su marido….-Me he hecho las pruebas de embarazo en casa del ginecólogo…

-¿y bien?

-Ha germinado primero el trigo.

-Eso significa que…

-Por desgracia sí…Espero otra hija

Methy abofeteó varias veces a su mujer.

-Me has traicionado, Serketa! Necesito un hijo, no hijas. Ésta correrá la misma suerte que la primera. Mándala a donde te parezca, porque no quiero verla nunca.

-¡Perdóname Methy, perdóname!

-Me importan un bledo tus excusas. Quiero un hijo. Y exijo que mañana mismo firmes un acta de renuncia en mi favor a la totalidad de tus bienes, de los que seré el único administrador.¿Quién va a ser tan estúpido como para confiar en una mujer que sólo procrea hijas?.”

Interesante reproducción que hace Christian Jacq en su novela “Nefer el silencioso”. Esto me sirve de introducción al tema.

Vereis, el parto se hacía en cuclillas ayudadas por comadronas. Para aliviar el dolor y facilitar el parto se aplicaban ungüentos como polvo de azafrán diluido en cerveza o mármol pulverizado disuelto en vinagre. Tras el parto, se lavaba al bebé antes de cortar el cordón umbilical.

Se acostumbraba al recién nacido a tolerar la leche de la madre mediante un trocito de su propia placenta. La aceptación de este alimento servía como pronóstico de la vida del niño: se trituraba la placenta en leche y se le daba a beber. Si rechazaba o vomitaba este alimento, moriría; si lo tragaba, viviría.

Había también remedios con ungüentos especiales para cuidar las mamas porque la lactancia podía dañarlas con grietas en las areolas o mastitis. En el papiro de Ebers figura este “remedio para una mama dolorosa: calamita,1; bilis de oro,1; excrementos de mosca,1; ocre,1; Será preparado en una masa homogénea. Untar la mama cuatro días seguidos.”

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Novela “NEFER, el silencioso”. Piedra de luz I. Del fabuloso autor Christian Jacq.
  • Revista “Historia” de National Geographic, número 103. Manuel Juaneda-Magdalena, dctor en medicina y cirugía.

 

BEGOÑA    S.

Un perfume para cada dolor.

Posted by Begoña Sánchez on junio 24, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Nosotros asociamos perfume a placer  y seducción pero en tiempos pasados el perfume era para fines también medicinales y se creía enormemente en sus virtudes terapéuticas.

Bien es sabido que los primeros perfumes de la historia consistían en hojas o plantas o resinas quemadas. Poco a poco la maceración en grasa o aceite llegó a extenderse y ya en el siglo XIV los alquimistas descubren una forma de purificar el alcohol y “el aguardiente” les servía para extraer esencias de las flores y plantas para su uso medicinal. Ved un ejm y adivinad la dolencia a tratar ¡es todo un reto!:

“si estos botones punzantes son más ardientes que el fuego, hágase hervir en agua para bañarlos dentro, malvavisco y malva, y la olorosa flor del gentil meliloto y la amarilleante del hipérico, de las que los santos perfumes hacen, según se dice, huir las sombras de los difuntos.

En la simiente del lino, la úlcera dolorosa, ungida de aceite rosado de litargirio y cerusa, se apaciguará bastante pero esto sucederá más bien si se mezcla con lágrimas de mirra y con incienso sagrado con licor.

Con adormidera incisa, el ardor quedará extinguido.

Si al azafrán de Tiro se le añade cabello rubio y se toma de un huevo duro la redonda yema y extraes el mucílago de la hierba pulguera, hervido todo junto se domeña este dolor”( René Bretonnayau, De las hemorroides y su cura, 1583).

Dicen que el primer perfume cuya receta aparece escrita fue el Kyphi, de los egipcios. Su composición invita a comérselo y, desde luego, sería medicinal: miel, vino, uva, mirra, retama, azafrán, enebro, jazmín, rosa, coriandro, incienso, nardo y otros.

Os invito a probar:

poned albahaca fresca macerando en aceite de oliva de primera presión  durante 40 días en un armario que lo mantenga fuera de la luz. Mover la botella de vez en cuando.

Al cabo de ese tiempo usarlo para aliñar ensaladas o pastas o tomate.

Pero recordad que si haceis a alguien un masaje en todo el cuerpo con este preparado le hareis recobrar energía y le vais a desentumecer los músculos. Preguntarle dónde está su cansancio y ver qué os dice.

Suerte!!!

BIBLIOGRAFÍA:

Del libro “Perfume, arte y ciencia” de Pierre Laszlo y Sylvie Riviére.

GRACIAS POR ESTAR AHÍ.

BEGOÑA    S.