Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Un olor difícil: el indol.

Posted by Begoña Sánchez on julio 2, 2014 in Uncategorized with 3 Comentarios


Flores de naranjoLlevo desde 1997 trabajando en el tema, mi especialidad son “las materias primas naturales aplicadas a la piel”. Por lo tanto, la aromaterapia es una de mis principales disciplinas.

Cuando comienzas una andadura, los principios son difíciles mientras no adquieres los conocimientos correctos, tarea no siempre  fácil, o bien por la dificultad de la materia en sí  o porque  no están siempre a tu alcance. Comienzas creyendo a las firmas cosméticas o a todos los libros que caen en tus manos y no tienes suficiente bagaje  para filtrar los datos correctos de toda la paja que se presenta como cierta en un tema o  que simplemente es relleno.flor limonero

Oyes hablar del maravilloso y exquisito aroma del nerolí (aceite esencial destilado de las flores del naranjo amargo). Todos los maravillosos perfumes alabados durante siglos contenían ese ingrediente. Era un ingrediente principal de la perfumería del S.XVII y S.XVII y sigue siendo todavía un ingrediente muy importante en la perfumería actual. Como aceite esencial es un sedante de primer orden y es un revitalizador maravilloso en todo tipo de pieles.

Nunca pude explicar el hecho de que el 50% de mis clientas lo aborreciera. Buscaba datos que me ayudaran a entenderlo y no los encontraba, muy al contrario, siempre se hablaba de su maravilloso olor.

el perfume de sonsolesPor fin, en un regalo de cumpleaños, mi hermana me compró un libro, diciéndome: “no encontré otra cosa quenardo regalarte, espero que te sirva para algo”. Empecé a leerlo y no pude dejarlo hasta que lo terminé de casi un tirón. Allí decía algo acerca de lo atrayente  que resultan los olores con algo de olor a “podredumbre” o  que la dualidad entre lo agradable y desagradable de un olor era lo que atraía…Bueno, algo así entendí yo (el libro en cuestión, perdido entre la montaña de todos mis libros, lo estoy buscando pero no lo encuentro por ningún sitio!). Comencé a pensar en el nardo, en cuando Fargeon, el perfumista de María Antonieta, hizo el perfume del Trianon y decía que el nardo era traicionero, que en poca cantidad era exquisito y si te pasabas un poco, una ponzoña… Automáticamente pensé en el nerolí y justo, mi libro perdido, decía que había un componente, en dosis casi imperceptibles,que hacía particular el olor del nerolí;era el componente llamado indol, un componente hallado también en las heces humanas.

Pasado un tiempo, se me ocurrió buscar la palabra indol en wikipendia y esto es lo que apareció: 

Tulipanes-amarillosPuede producirse mediante bacterias como producto de la degradación del aminoácido triptófano, así como su derivado, el escatol.Esto ocurre en forma natural en las heces humanas, presentando el indol un intenso olor fecal. Sin embargo, a muy bajas concentraciones, su aroma es floral1 y constituye varias esencias florales y perfumes”

Pues ahí tenía la respuesta, pero como explicar eso a la gente que le recomendabas productos con nerolí y no querían ni verlo!!!, se me ocurrió escribir este artículo por si ayuda a alguien.

Para mí sigue siendo uno de los mejores olores, el nerolí, usado sabiamente, en toda la perfumería y preparados aromáticos que se realizan, sobre todo, para un perfume de atardecer exquisito.

ESPERO QUE  OS HAYA GUSTADO.

BEGOÑA   S.

El impacto de un nuevo corte de pelo.

Posted by Begoña Sánchez on agosto 19, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Otra vez nos vamos a la corte de María Antonieta y su perfumista Fargeon. Como vereis, hoy en día sufrimos de lo mismo. Nos remontamos a la Francia del siglo XVIII, a la corte rígida en sus formas, en sus peinados, en sus vestimentas y en sus actitudes.

El 18 de diciembre de 1778 María Antonieta da a luz a su primera hija. A los 9 días de dar a luz llamó a su peluquero, Leonard, porque se le caía el pelo. Leonard, preocupado por su reputación pidió ayuda al perfumista de la corte, Fargeon quien se puso manos a la obra y recetó aceites a la violeta, al junquillo y al jazmín, para masajear el cuero cabelludo. También polvos para conservar el cabello y hacerlo crecer.

Dieciocho meses después de esta seria alarma, en julio de 1780, Fargeón recibió la visita de Léonard. El maestro peluquero parecía muy agitado. Le explicó, con la promesa de secreto y con su estilo enfático que, a pesar de los masajes, la situación se volvía inquientante:

“La reina corre el riesgo de perder su cabellera. Al comprobar esta catástrofe tuvo un ataque de fiebre y temblores. Si se produce este espantoso acontecimiento, todo mi crédito en la Corte quedará arruinado de golpe. Es un desastre para mí, seguro, pero también para todo el arte de la peluquería, en la que nadie podrá tener mi lugar. ¿ No dispone de un tratamiento más eficaz que el que yo uso? Créame que contará con mi gratitud infinita.”

Fargeón recomendó una nueva pomada fortificante perfumada al iris, así como una pomada con aceites esenciales de jazmín, nardo, cidra y junquillo.

Feliz coincidencia o efecto del polvo y de la pomada, la caída de los cabellos reales se detuvo. Léonard, traquilizado, confió su proyecto de que Su Majestad adoptara un peinado de niño inventado por él….Espantada, en un principio, por ver su cabello tan corto, la ilustre clienta cedió al argumento según el cual ese corte devolvería a las raíces el vigor perdido. El peinado de niño pronto fue la última moda.”

  Pues ya veis, nada que no siga sucediendo hoy en día. Espero que os haya gustado.

BIBLIOGRAFÍA:

Extraído del impresionante libro “El perfumista de María Antonieta” de Elisabeth Feydeau.

BEGOÑA    S.

Tinte de pelo a la du Barry.

Posted by Begoña Sánchez on julio 29, 2012 in Uncategorized with 51 Comentarios


Siempre me paseo por la historia para conseguir recetas nuevas. Qué curioso, el pasado me hace recrear cosas para el futuro y eso me encanta porque así se recupera un saber que se está perdiendo y contenía muchas verdades y beneficios para el cuerpo humano, sobre todo cuando tratas con las plantas.

Primero os presento a esta bellísima dama del siglo XVIII , Madame Du Barry, amante del rey Luis XV y casada con el hermano de su gigoló ya que una amante del rey no podía ser soltera. Éste, obviamente, aceptó el casamiento gracias al dinero que se le ofrecía. Ya instalada en la alta sociedad parisina tuvo tanta influencia en el rey que provocó el antagonismo de gran parte de la corte. Incluso trabajó como espía para Richeliu. Su pasado es una novela en sí, fue hija de un monje y una costurera que después del escándalo tuvo que irse a París y allí encontró marido y un padre para su hija.

Esta niñita abandonó pronto el colegio y comenzó a trabajar para una señora que tenía una nuera con tendencias lésbicas y que le tiró los tejos a Du Barry  y que ésta rechazó acostándose con su marido. Claro está que le valió el despido y comenzó su bagaje por varios oficios hasta que un modisto la contrata como dependienta y allí conoce a un chico que pertenecía a la nobleza pero estaba sin un duro y se hizo intermediario entre cortesanos y chicas guapas a cambio, claro está, de dinero.¡ Qué novela ! ¿no?.

Bueno, estamos en la corte de María Antonieta y  su perfumista Fargeon. Las que me seguís sabéis que me encanta esta época. Pues bien, Fargeón consigue una entrevista con Jeanne Du Barry  con el fin de que ésta fuese su entrada como perfumista de la corte:

Madame Du Barry deseaba acentuar el rubio natural de sus cabellos, y él le prometió que le daría una mezcla de azafrán, cúrcuma, hipérico, raíces de polipodio, genciana, sándalo cítrino o ruibardo. Si la usaba para lavarse regularmente el pelo, este se volvería aún más rubio….Fargeón quería hacerle comprender a la condesa la verdad que profesaba: que nada valía tanto como la belleza natural mantenida con cuidados sensatos prodigados a la piel.”

Yo probé hacerme una henna a la que le mezclé azafrán y cúrcuma y en vez de agua usé infusión de hipérico con ruibardo o manzanilla en dosis fuertes. Me gustó mucho, podéis probarlo las que os atreváis. Quedan como mechas rubias o doradas, bueno, según el tono de pelo que tengáis, claro.

Otra curiosidad de esta dama fue el introducir la coliflor en palacio. De hecho, en los jardines se cultivaba y a Luis XV le encantaban porque su amante le atribuía poderes revitalizantes. Fueron famosas sus cremas de coliflor y con el tiempo a esta crema se le llamó crema a la du Barry porque a esta mujer le encantaban y Luis XV pensaba que funcionaba como una viagra. Probarla: coliflor cocida, cebolla, puerro y patata pochadas en mantequilla, caldo y vino blanco. Batirlo en batidora y añadir sal, pimienta, nata y yema de huevo. A ver que tal….

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • “El perfumista de María Antonieta” de Elisabeth Fedeau, edit el ateneo.
  • Historia y vida, número 512. María Pilar Queralt del Hierro.
  • http://pongameuncafe.blogspot.com.

IMÁGENES:

 

 

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

BEGOÑA   S.

Todo es reciclable.

Posted by Begoña Sánchez on mayo 27, 2012 in Uncategorized with 2 Comentarios


Es indecoroso y poco honesto rascarse la cabeza mientras se come y sacarse del cuello o de la espalda, piojos y pulgas, y matarlas delante de la gente“.

Este sería el inicio en el abordamiento de un tema curioso en la historia del hombre después del Renacimiento hasta bien entrado el siglo XIX. No os voy a aburrir, lo expondré de manera, digamos, divertida.

Si los excrementos estaban por todas partes, si la orina se tiraba por las ventanas a la orden de “agua va”, si era normal que uno hiciera sus necesidades en cualquier lugar donde le urgiera…tendría que haber gente dedicada a recoger estos excrementos y sí la había y los vendían como estiércol.

Los tintoreros guardaban en bidones la orina con la que lavaban pieles y blanqueaban telas.

Los huesos se trituraban y servían como abono.

Y el ayuntamiento contrataba a criaderos de cerdos para la limpieza de las calles porque tales animales se comían lo que encontrasen!.

Así era como manejaban el vivir cotidiano estas gentes que pensaban que los baños eran malos porque habrían los poros y ablandaban el cuerpo. Por eso en el siglo XVIII y antes, te bañarías una sólo vez en la vida y en el siglo XIX lo harías cuando estuvieras enfermo o el día de tu boda. Eso sí, cambiarías la camisa varias veces al día, y esa camisa sería blanca porque se pensaba que el blanco absorbía la suciedad.

Te empolvarías el cabello en vez de lavártelo.

E irías por las calles dando saltos para no pisar excrementos.

¿entendéis el por qué de la importancia de los perfumes a la hora de intentar estar protegida de contagios? los aromas guardan las propiedades de las plantas y  defendían de las enfermedades propias de vivir en tal estado.

Os dejo con las impresiones de Fargeón ( el perfumista de María Antonieta) cuando por primera vez conoce el Palacio de Versalles:

Quedó maravillado por el castillo, pero, cuando entró sintió un olor que lo mareó.” El parque, los jardines, hasta el castillo revuelven el estómago por los malos olores. Los pasadizos, patios, edificios y corredores están llenos de orina y materias fecales. Al pie del ala de los ministros, un porquerizo desangra  y asa sus cerdos todas las mañanas. La avenida Saint-Cloud está cubierta de aguas estancadas y de gatos muertos”.

BIBLIOGRAFÍA:

  • artículo de Fernando Jorge Soto Roland (profesor en Historia) en www.monografías.com.
  • libro “El perfumista de María Antonieta” de Elisabeth Feydeau.

ESPERO QUE SEA DE VUESTRO AGRADO.

BEGOÑA    S.

 

 

El perfume de la desdicha.

Posted by Begoña Sánchez on marzo 11, 2012 in Uncategorized with 6 Comentarios


Hola a todas, con este artículo mi intención es que os deis cuenta de cómo las flores comunican emociones y comunican también unas circunstancias vivenciales. Me voy a servir otra vez del maestro Fargeon y de cómo creo el perfume del Trianón para María Antonieta basándose en la personalidad y gustos de la reina y como ese mismo perfume augura una desgracia cuando Fargeon tiene que visitar a la reina en Las Tullerías cuando estaba preparando su plan de fuga. Fijaros bien en el cambio de matices que sufre el perfume antes de que María Antonieta sea guillotinada.

Partió de la idea de los pétalos de los azahares blancos, espesos, ricos en aroma y frescura, olor de felicidad. Puso en el preparado un poco de espíritu de azahar, cuyo frescor, en contacto con la piel, tomaba una intensidad perturbadora y cuya emanación desarrollaba una fastuosa embriaguez. Lo acompañó con notas tranquilizantes de espíritu de lavanda, y agregó aceite esencial de cidra y bergamota, que obtuvo por prensado. La reina los conocía bien y se sentiría reconfortada. Terminó las notas de cabeza con gálbano, sustancia grasa, dúctil como la cera, que daría una tonalidad verde, como un pequeño latigazo entre la cabeza y el corazón del perfume. Era lo que sentía con claridad cada vez que rompía un tallo bien verde del que escapaba esa nota poderosa. Recordaría que la reina había roto los códigos de la etiqueta con su espíritu libre e independiente de la rutina.

El iris muy pronto se impuso en el corazón del perfume…Su porte altivo y majestuoso recordaba a la reina. Su perfume secreto exhalaba una calidez radiante, única, muy potente y controlada…Había comprobado que, a partir del iris, se podía dar a las composiciones el olor de la violeta.  Era una flor especial, que pasaba por tímida, pero cuyo perfume potente y característico no se consideraba de verdad…Podía imaginarse la seducción amorosa prohibida a una soberana y sus imposibles amores con el conde de Fersen…añadió una pizca del salvaje, hechicero y exigente junquillo.

Fue entonces cuando hizo intervenir a las tres flores blancas, las reinas de la noche: el jazmín, la azucena y el nardo. Había que darles los medios discretos para su triunfo, sublimarlas sin traicionarlas, refinarlas y presentarlas en todos sus matices….Se dejó tentar por el nardo cuyos pétalos blancos, gruesos y aterciopelados dejaban escapar un perfume embrujador, suave, y al mismo tiempo sensual…el nardo tenía el poder de disminuir la ansidad y estimular el deseo .Puso una pizca, porque desconfiaba del poder obsesivo de un aroma a mitad de camino entro la miel y la ponzoña…Pensó que la flor más olorosa de todo el reino vegetal también podía volverse criminal……..(siguen las notas de fondo).

Fargeon es llamado por la reina a Las Tullerias, él asiste y esto es lo que encuentra:

El perfume del Trianón que había creado con tanto cuidado, flotaba alrededor de ella. Estupefacto, comprobó que había cambiado: en la misteriosa alquimia del agua de olor con la piel, el embriagante aroma del nardo aplastaba a los otros componentes. Sin embargo, había usado con parsimonia la peligrosa flor. Lo que reconocía su nariz infalible no era lo que hubiera querido.¿Cómo era posible que la reina no percibiera esa alteración?. En el aroma exquisito se había deslizado algo áspero y brutal, como el anuncio de la desdicha.

…Al respirarlo sintió el presentimiento de la tragedia. ¿Era posible que el ser humano, en ciertas circunstancias, estuviera en olor de desdicha, así como se dice que está en olor de santidad? Recordaba las palabras de María Antonieta: “El nardo ejerce sobre mí un poder extraño”…

En la antecámara de la muerte, María Antonieta suspiró :”Ya nada puede hacerme mal”.

FIN.

ESPERO QUE DISFRUTEIS Y APRECIEIS TODOS LOS MATICES.

BIBLIOGRAFÍA:

Otra vez el magnífico libro:”El perfumista de Maria Antonieta” de Elisabeth Feydeau.

GRACIAS.

BEGOÑA   S.

La rosa está llorando

Posted by Begoña Sánchez on febrero 12, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Apelotonada con otros clones en un invernadero la rosa llora.

La rosa llora recordando quién fue, llora rememorando los espacios amplios donde crecía  y llora rememorando la admiración que despertaba.

Desesperadamente buscada por los amantes, llena de olor y belleza, la rosa llora porque apenas huele y porque ya no puede ser libre para ser lo que fue: la reina de las flores.

Crecía con una fuerza salvaje en montes, campos y en jardines, ofrecía toda su fuerza al hombre. Éste, la hizo débil. Mezcló sus razas para conseguir sus caprichos y ahora, la rosa ya no huele, se siente débil y parece un animalito en un zoo. No puede ser libre, no tiene ya fuerzas para ser la reina de las flores.

En una sociedad que busca lo químico, acostumbrada a olores químicos, que ya no busca olores naturales, que ya no soporta oler la naturaleza y prefiere lo sintético, la rosa llora porque nadie la recuerda como fue.

Vive sólo soñando con aquella época en la que Cleopatra y Nerón dormían en lechos de rosas, Cleopatra rellenaba sus almohadas con sus pétalos y Nerón exigía que se esparcieran por las playas antes de pisarlas.

Sólo quedan 3 variedades de rosas antiguas. Su olor es intenso y embriagador y ahora las mujeres ya no las quieren oler porque ya no tienen tiempo para pensar que son mujeres y que ese aroma las relaja, las calma, les ayuda en sus ciclos y mejora notablemente sus arrugas. Por eso, la rosa llora.

Una de las supervivientes es la Rosa Damascena. Se necesitan 5 toneladas de flores para sólo un kilo de su aceite esencial. Lo que explica su alto precio y su adulteración  e imitación.Para su uso en terapia hay que tomar las debidas precauciones y emplear sólamente un aceite de rosa purísimo.

Fargeón, el perfumista de María Antonieta creo para ella el perfume del Trianón “como un fragmento de música…La nota principal debía surgir de una rosa absoluta, seductora y protectora a la vez, que reuniera a su alrededor las esencias más preciosas y más nobles.”

EN BELLEZA:

Es un grandísimo tónico para las mujeres. Úsalo echando dos gotitas de aceite esencial de rosa, purísima, en el plexo solar y vientre mezclada con un poquito de aceite base. Repítelo dos veces al día para tensión premenstrual y menopausia.

Usa sólo preparados faciales que contengan rosa damascena de altísima calidad. Es un bálsamo para tu piel.

BIBLIOGRAFÍA:

  • “Aromaterapia” de Daniele Ryman.
  • “El perfumista de María Antonieta” de Elisabeth de Feydeau.
GRACIAS A TODAS.
BEGOÑA    S.