Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Una forma de perfumarse.

Posted by Begoña Sánchez on marzo 1, 2014 in Uncategorized with 1 Comentario


semillas amapolaSólo existe un modo de hacer una buena poma de olor: toma una onza del más fino mantillo de jardín, lavado durante siete días en agua de rosas que cambiarás cada cierto tiempo; toma luego el mejor láudano, benjuí, ambos estoraques, ámbar gris, algalia y almizcle; mézclalos y dales la forma que te plazca. Esto, si tu aliento no es excesivamente fétido, hará que huelas tan bien como cualquier perrillo faldero”. (Eugene Rimmel, ” El libro de los Perfumes).

Esta era una forma de perfumarse durante la Edad Media, pero también durante la jaramoderna hasta el siglo XIX. Si os fijáis en los retratos de la época veréis que, tanto mujeres como hombres, son retratados con una especie de collares con bolitas y en esas bolitas van sustancias de olor, también se hacen vasijas rellenas con dichas sustancias. Continuamente las están moviendo para que el olor les protega.

Esta forma de perfumarse también la encontramos en Egipto, allí se maceraban las plantas en grasa o aceite y luego jazmin secose le añadía cera de abeja y se disponían en conos que se ponían en la cabeza y se iban derritiendo con el calor del cuerpo. Esto no sólo se entendía como perfume, sino que se otro jazmin sambacusaba para mantener buena salud.

Hoy en día, si preparas un perfume sólido, es decir, aceites esenciales en mantecas y/o cera de abejas, y le das una consistencia parecida a la que tienen las barras de labios, estarías usando el mismo método que en la Antigüedad, un perfume y una medicina. Eso sí, pon mucha atención en la calidad de los productos que usas, puedes tener un veneno o una medicina según el caso.

Antes se usaban mucho las esencias de origen animal, de olor muy fuerte, como el almizcle, la algalia o el ámbar gris, hoy tienes que prescindir de ellos pero tienes ante tí toda una gama de las mejores esencias, desde benjui y sándalo, inciensos…hasta rosas, magnolias, claveles y jazmines. Puedes crear tu perfume inventando mezclas y te animo a ello. Te saldrá bien. Inténtalo.

Otra forma para perfumar el ambiente en http://laesteticanatural.com/manzanas-de-ambar

GRACIAS POR SEGUIRME.

BEGOÑA SÁNCHEZ.

 

Una curiosa operación dental.

Posted by Begoña Sánchez on abril 20, 2013 in Uncategorized with 3 Comentarios


adormideraSiempre he sabido, por más que hoy en día alguien se empeñe en decir lo contrario, que las plantas fueron, desde el nacimiento del hombre, su comida, su medicina y su cosmética.

Hoy sería impensable el uso de algunas de ellas a la manera en que se usaban antes…¿será eso cierto del todo?: en Egipto a los niños pequeños dicen que les daba a beber adormidera por las noches para no molestar a sus padres. Hoy en día, de vez en cuando, sale en las noticias que algún padre le dio una pastilla ansiolítica a su niño para que se durmiera y le dejara tranquilo a él también. Ya veis, hay cosas que no cambian…salvo en la violencia de la pastilla sintética

Bueno hoy tengo un trocito de novela, muy ilustrativo de la forma en que las plantas podrían ayudar. Os va a sonar…:

…pero el rey estaba lleno de valor al entrar, había bebido vino para alegrarse el hígado, como se decía en Babilonia. Pero al ver el sillón del dentista que se había llevado a la estancia, se puso pálido y dijo que tenía todavía importantes asuntos de Estado que resolver, pero que los había olvidad bebiendo vino.

Quiso retirarse, pero mientras los demás médicos se postraban ante él lamiendo el suelo, yo lo cogí por la mano y le dije que todo terminaría pronto si tennía valor. Ordené a los médicos que se lavasen y yo purifiqué al fuego del escarabajo los instrumentos del dentista y unté las encías del rey con un anestésico, pero me dijo que cesase porque sentía la mejilla como madera y no podía mover la lengua. Entonces nos sentamos sobre la silla y sujetamos la cabeza del rey al respaldo y le metimos una mordaza en la boca para que no la pudiese cerrar. Yo lo sujetaba por las manos y lo animaba, y después de haber evocado a todos los dioses de Babilonia, el dentista introdujo las pinzas en la boca y arrancó la muela con tanta habilidad que jamás hasta entonces había visto una extracción tan rápidamente hecha. Pero el rey lanzó unos gritos horribles…”dentista

Ya veis, casi igualito… hay evidencias de que las plantas anestésicas utilizadas serían adormidera, estramonio, mandrágora

Del magnífico libro “Sinuhé, el egipcio” de Mikawaltari.

Foto de www.drfotos.com

GRACIAS POR SEGUIRME.

BEGOÑA    S.

 

Belleza histórica.

Posted by Begoña Sánchez on enero 26, 2013 in Uncategorized with Sin Comentarios


Hay una ciudad que sale del invierno haciendo explotar en el aire fragancias que embelesan nuestros sentidos. Hay una ciudad que derrocha luz, aroma y, sobre todo, color: las buganbillas, los azahares, los claveles, los geranios, los naranjos, los jazmines….

Hay una ciudad mágica que te introduce en el tiempo y ese tiempo te hace inmortal. Saboreas en él colores, sabores y olores de Egipto, del mundo árabe, de la Roma Clásica y también de la Antigua Grecia. Cuando dejas esa ciudad dejas un tiempo de eternidad, de grandeza, de belleza.

Hay una ciudad que guarda como un tesoro ese trocito de historia para hacernos soñar y quizás pensar.

Hay una ciudad en la cual, por unos meses, la vida social gira entorno a ese patio que los romanos destinaron a la vida pública de sus propietarios. En ellos tanto se recibían a los invitados como se hacían las salutatio (antigua costumbre de ir a saludar al patrono al amanecer) de los clientes. Patios y jardines competían en belleza y tamaño. Los propietarios no ahorraban en su decoración, tanto es así que se especializaban en creaciones con flores, pérgolas que flanqueaban los jardines, pequeñas piscinas o lagos, árboles, pájaros, animales, etc. Es la búsqueda de la felicidad y el bienestar de uno mismo y de quién lo ve.

Hay una ciudad que reune el requisito de “..que hace referencias a las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y saber transmitidos de generación en generación en el seno de una comunidad, creada para transformar la interacción entre la naturaleza y la historia”. Por eso la Unesco la declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Pero hay una ciudad que si la hueles quizás dejes tus ansiolíticos de la vida moderna, quién sabe…hay un olor tan relajante para tí esperando que quizás sientas lo que siempre quisiste sentir: paz.

El poder está en tí y en la naturaleza. Nunca minimizes estos poderes. Hay vidas enteras dedicadas a enseñarte este único dato.

Por cierto, hay una ciudad y esta ciudad es Córdoba.

Espero que os haya gustado.

Imagen primera corresponde a Mª José Pastorin Sánchez, en www.artelista.com.

BEGOÑA    S.

El secreto de las momias.

Posted by Begoña Sánchez on octubre 28, 2012 in Uncategorized with 2 Comentarios


Parece el título de una película, a mi me ha encantado esta historia y por eso os la remito.

A veces lo real supera la ficción y ésta es, al parecer, una parte de la historia que resulta ser real.

Todo el mundo sabe que las momias en Egipto se embalsamaban mediante un ritual exacto que hacía que el cuerpo no se pudriera o se conservase lo mejor posible. Este embalsamamiento estaba hecho que aceites esenciales y mezclas de ugüentos  y resinas de árboles muy poderosos para evitar la corrupción.

Pues bien, ¿qué os parecería si estas momias fueran molidas en un polvo finísimo?, esto se hizo y ¿sabeis para qué? para conseguir un color que se llamaba “marrón de Egipto” o “momia egipcia“. Este polvo se vendía por gramos, pero esto no es todo. Al parecer alguien lo probó y resulta que si lo aspirabas como droga tenía efectos alucinógenos por lo que los artistas e intelectuales del XVI Y XVII se aficionaron rápidamente.

Os imaginais estar en vuestra casa pintando, mezclando ese polvo con aceite de lino o nuez para conseguir marrones y negros y encontraros con restos de arterias y vendas mal molidos. Pues esto le pasó a más de uno que se quejaban al que se lo vendía.

   Cuando esto se supo llegó a conmocionar de tal forma que muchos llegaron a dejar de usarlo a pesar de que estos colores así logrados nunca se deterioraban con el paso del tiempo.

  Lo que no sé es cúando se dejó de usar como droga si es que se dejó de usar.

Todo esto lo saqué de la lectura del libro “La ciencia del color” de Ana Von Rebeur. Ediciones siglo XIX y con consentimiento expreso de la autora.

 

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

BEGOÑA S.