Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Una belleza pervertida.

Posted by Begoña Sánchez on mayo 18, 2013 in Uncategorized with 4 Comentarios


las rosas de heliogaloLa belleza, ¿quién sabe lo que la belleza es?, sólo podemos decir que está en todas partes y es esa cosa que al verla y sentirla nos daría placer. Pero el sentimiento de placer puede sentirse en situaciones muy, muy diferentes entre los seres humanos. Lo que para uno es una perversión, para otros es éxtasis. Y la belleza ahí está….

Me encontré con un cuadro bellísimo: “Las rosas de Heliogábalo”, de Sir Lawrence Alma-Tadema. No sé por qué, pero sentí que había algo en ese cuadro que no sabía, que iba más allá. Estaba yo investigando sobre las rosas y ese cuadro está lleno de rosas. Busqué información y me encuentro que ese cuadro representa la etapa de decadencia romana. El emperador al mando: Heliogábalo.

Este emperador, que desearía haber sido mujer y así se vestía por las noches y se paseaba por calles y burdeles arosa amarilla, luz cambio de sexo y que hubiese pagado fortunas a un médico que le transformase en mujer pero que no pudo porque sólo supo hacerle la circuncisión, este mismo emperador gastaba bromas muy, muy ofensivas a sus comensales. Este cuadro representa una de esas bromas.

La rosa, símbolo de belleza y sensualidad, adorada por emperadores y ofrecida a dioses como exquisitez, su perfume tan dulce, tan fino…usada para dar paz, para transmitir serenidad, para ayudar a corazones débiles, fortaleciéndolos, relajándolos, esa rosa que limpia y regula los órganos femeninos… Usada en vino, en pasteles, en infusiones, en aceites… esa rosa  también puede usarse como símbolo de concupiscencia y placer prohibido.

Este cuadro representa una de esas bromas de Heliogábalo a sus invitados. Del techo, escondidas en una especie de lonas, caían toneladas y toneladas de pétalos de rosas sobre los comensales, al principio éstos estarían encantados pero lo que no se esperaban era que serían axifisiados por ellas hicieran lo que hicieran. Quedarían sepultados. El emperador, al fondo,  mira la escena, divertido. Una muerte dulce, sin duda!.la rosa

La suerte quiso que Heliogábalo se enamorase de un esclavo muy bien dotado e hizo que lo casaran con él. Heliogábalo sería la mujer, el esclavo el hombre. Tanto le gustó el papel de mujer que se dedicó a las tareas domésticas y a contentar a su marido esclavo. Quiso dejarle el poder y eso ya no gustó tanto a los demás políticos romanos y Heliogábalo fue asesinado al igual que todos sus amante.

Y la rosa volvió a ser la reina de las flores…

GRACIAS A TODOS POR SEGUIRME.

BEGOÑA   S.

 

Un hijo bastardo.

Posted by Begoña Sánchez on noviembre 25, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Algo excepcional es esa belleza alcanzada de  manera también excepcional. Hay belleza en la belleza y belleza en la manera de conseguirla. Esta es una historia real en el mundo real.

Sólo un soñador  intrépido puede alcanzar resultados que rompen las anquilosadas maneras de pensar de una sociedad conservadora o conformista.

Jean Jacques Audubon nació en Haití. Hijo bastardo del propietario de una plantación de azúcar y una criada. Tuvo la suerte de que su padre se lo llevó a Francia a la edad de 6 años y lo rebautizó como mandan los cánones. A los 18 años emigra a EE UU, y comienza su propia aventura.

Excelente jinete, nadador y tirador, elegante y guapo. Desenvuelto en el baile y en la esgrima y, para colmo, desde su infancia tenía la afición de dibujar pájaros y se le daba de maravilla.

Se casó con la hija de un terrateniente y abrió una cadena de tiendas que se fueron al garete con la crisis de 1819. Decide entonces, convertir su hobby en profesión y comienza a dibujar. Comienza a desarrollar la imponente  idea de producir la colección de dibujos de toda ave conocida en Norteamérica a tamaño original.

Durante 5 años, se adentró en los pantanos de Luisiana, cruzó el Misissipi hacia terriorios sin colonizar, cabalgó con los cherokee y se alimentó de lo que cazaba, de dibujar retratos y de dar lecciones. En 1826 consideró que tenía ya material suficiente para su proyecto y partió hacia Gran Bretaña. En EE  UU no había impresor que pudiera acometer aquella ciclópea tarea. Recorrió toda la isla, de Edimburgo a Londres, con una exposición de sus acuarelas en pos de algún intrépido impresor. Finalmente, una firma londinense, Rovert Havell and Son, aceptó dar vida a Birds of America.

Este es el libro más caro del mundo y representa uno de los retos casi imposibles que se imponían los excéntricos aventureros del siglo XIX. Audubon viajó durante cinco años para pintar y catalogar toda ave con la que se topase. Encontró 506 especies y 25 de ellas jamás se habían conocido. 435 fueron las elegidas para el libro. Se le considera uno de los libros más bellos del mundo.

Se produjeron únicamente unos doscientos ejemplares, de los que se conocen 119 copias. Las hojas del libro son tan enormes porque quiso plasmar las aves a tamaño original y el precio astronómico del libro se debe también a que cada uno de los dibujos está coloreado a mano en todas las copias.

Curiosamente y obviamente, para conseguir lo que quería tuvo que matar a sus modelos. Hasta ese entonces, estas pinturas se realizaban con  modelos disecados que colocaban encima de las ramas de los árboles. El resultado eran animales muertos, Audubon quiso otra plasmación, era que pareciesen vivos. Trabajaba con rapidez, antes de que el color del plumaje cambiase, como lo hace, después de la muerte. Una vez terminado el trabajo, algunas veces, se comía sus modelos.

Ojalá os parezca tan interesante la historia como lo fue para mí. Saqué la información de la revista “Historia y Vida”, un artículo de Rafael Blandé, periodista.

BEGOÑA SANCHEZ.

 

 

Entrevista a Rafa Ruiz

Posted by Begoña Sánchez on mayo 17, 2011 in Uncategorized with Sin Comentarios


Chicas, hoy me fui a tomar café con un profesional de esos que emanan tanta seguridad que te dejan perpleja, una persona encantadora, de gran capacidad y, sobre todo, muy humana. Con esta entrevista comienzo una de tantas que dedicaré a profesionales de otras ramas para que veaís diferentes puntos de vista sobre la estética, los negocios, la belleza, etc. Espero que os gusten.

En los días que corren uno piensa que los negocios van muy mal, que los que nos dedicamos a las ventas lo tenemos crudísimo, que mejor no empezar ni cambiar nada por si acaso. Pues si habláis con uno de los mejores asesores en nutrición como Rafa, te dirán todo lo contrario. La verdad del asunto es que la mayoría de la gente está harta del mismo esquema de vida, del mismo patrón de negocios, de la falta de sueños, de no poder crear su trabajo, de trabajar en aquello que no le dice nada, ni le motiva en nada. Una de las cosas que yo le decía esta mañana es el dinero que necesitas para comenzar a trabajar en algo, pues me dejó boquiabierta cuando me dijo que la herramienta más potente que tiene el hombre para darse a conocer, no son los folletos publicitarios, ni las tarjetas, ni nada de eso, ES LA COMUNICACION, sólo tiene que presentarse por telf, por internet, o en persona y decir quién es y qué hace. Ese sería un buen comienzo para todo comercial o empresario…no tienes que obsesionarte tanto con que conozcan tu telf como con que tú sepas el suyo y llamarles; puedes dejar 10000 tarjetas y recibir 2 llamadas, o puedes llamar  a unos cuantos y conseguir tú los pedidos o servicios o lo que sea de lo que vaya tu empresa. Realmente me encantó,¡ por eso está donde está! .

Bueno, si quereis vosotras seguir con la entrevista podeis hacerlo: Rafa Ruiz es distribuidor independiente de los productos de la firma BIOENERGIA HUMANA y lo contactáis en http://cuidarsesi.blogspot.com.

Os dejo con una cita:” Un hombre está tan muerto como no pueda comunicarse. Está tan vivo como pueda comunicarse. Mediante innumerables pruebas, he descubierto, hasta un punto que puede considerarse concluyente, que el único remedio para el vivir es una mayor condición de comunicación. Uno debe aumentar su capacidad de comunicarse”.L. RONALD HUBBARD.

GRACIAS POR ESTAR AHÍ.