Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Más allá de un baño

Posted by Begoña Sánchez on septiembre 20, 2013 in Uncategorized with 3 Comentarios


rosas blancas de isabelAlguien decía que un baño podría ser una transformación única, podría provocar una sensación de renovación, algo así como un proceso espiritual…Bueno, mirando la historia, hay baños que realmente pienso que lo lograrían. Echemos una mirada sino a la época de los baños romanos.

Estos baños competían en lujo entre ellos como si de museos o parques se tratasen. Allí la clase alta masculina acudía como hoy lo pueden estar haciendo los que quieren “ver y ser vistos” en sociedad. Me encanta la idea, fijaros:baños romanos

entran, se despojan de sus ropas que las recoge un sirviente y su primera parada era en  una especie de tienda que me imagino repleta de perfumes y ungüentos. Podrías elegir entre un sinfín de mantecas y aceites perfumados. Yo creo que mi favorito en aquella época sería uno hecho con azafrán, de cuya flor estoy yo enamorada!!!yo lo hubiera mezclado con sándalo y rosa y creo que la sensación sería increible!. Bueno, podrías elegir varios aceites para diferentes partes del cuerpo. No se olvidaban ni de las cejas ni del pelo, que tenían sus ungüentos especiales.rosas rojas de isabel

botes perfumeUna vez masajeados con el aceite y perfumes elegidos, pasaban al baño en sí: primero frío, luego templado y luego caliente. En el caliente te hacías un peeling (o te lo hacían). Te volvían a masajear con los perfumes elegidos y terminabas con una duchita fría . Imagínate la sensación, claro depende de la cantidad de dinero que te puedas gastar, así serían los masajes y los perfumes, tal como la vida misma de nuestros tiempos!, aún así, creo que el baño más barato de este tipo sería un placer para nuestros sentidos.

Este sería un ejm de un baño público para hombres, pero ¿qué harían las mujeres?… os dejo en misterio hasta la próxima entrada sobre el tema!.

Bueno, creo que podríamos hacer algo por nuestras sensaciones en nuestra solitaria bañera de casa. Os propongo mezclar sal sin refinar, un puñado, por ejm, con 40 gotas de una mezcla de pino, lavanda, mejorana, bergamota, romero. Este sería muy tonificante y muy bueno para la musculatura…si quisieras uno más sensual, ya sabes: rosa, jazmín, nardo con bergamota, sándalo,benjuí y jara…

ESPERO QUE OS APETEZCA UN BAÑO!

FOTOGRAFÍAS FLORALES: gentileza de la fotógrafa Isabel Real.

BEGOÑA    S.

Un lujo de especia

Posted by Begoña Sánchez on mayo 25, 2013 in Uncategorized with 4 Comentarios


flor del azafrán“Su paladar es un poco amargo. Tiene un débil olor a yodo, a algas marinas, de modo que no es de extrañar que por más de un milenio la especia haya estado asociada con el mar.”(“La ruta de las especias”, de Sheldon Greenberg y Elisabeth Lambert).

Al parecer durante la Edad Media, durante la terrible peste que asoló Europa, le azafrán cogió tanta fama como curativa y preventiva que su precio subió disparado y su consumo agotó las reservas. Hubo que importarlo y se traía en barcos desde Grecia e Irán:

El robo de una de estas embarcaciones a manos de nobles inescrupulosos desencadenó una guerra de catorce días, que se conoció como “Guerra del Azafrán“. El ataque despertó tal temor a sufrir más atracos en alta mar que se decidió cultivarlo tierra adentro, en sitios rodeados de altas montañas, a buen resguardo de los marinos. ¿Qué lugar reúne esas características en Europa, lejos de los piratas? ¡Suiza, por supuesto!. Y ahí fueron a plantar el azafrán, en Basilea, centro de Europa y cerca de todos”.  (Ana Von Rebeur, en su libro “La ciencia del color”, edit siglo XIX).revolucion_francesa

Y mirar cómo pudo haber llegado a Inglaterra: ” Se narra en Saffron Walden que un peregrino, con el propósito de hacer un bien a este país, robó una flor de azafrán y la ocultó en su bastón, que había ahuecado antes a tal fin; y así la introdujo en este reino, con riesgo de su vida, pues si hubiera caído en manos de la justicia del país de donde provenía habría sido ejecutado por ello. Si se prestara, en este nuestro tiempo, igual cariño a aquellos de entre nosotros que ahora se convierten en grandes viajeros, muchos c0nocimientos, y muchos negocios, y muchas hierbas y plantas entrarían en este reino, cosa que podría redundar en su beneficio” (de “La ruta de las especias”). Buen consejo!!!

“Puro, inalterable, raro, precioso, el oro siempre ha sido el metal regio; el azafrán es el oro de las especias.“( La ruta de las especias”.

Como se adulteraba: “con hilos de seda, hollejos de pomelo, y hebras de remolacha.” ( extraído de “la ciencia del color”). Y así nace el comité de inspectores del azafrán. Cualquier descubrimiento de adulteración era castigado con multas, encarcelamiento e incluso, la muerte. Léase si no el artículo http://laesteticanatural.com/un-trozo-de-historia. Fascinante!

Me imagino un aceite de belleza hecho con sándalo, azafrán y romero y creo que me lo quedaría. ¿Qué decís?

GRACIAS.

BEGOÑA   S.

La palidez Hetaira.

Posted by Begoña Sánchez on octubre 21, 2012 in Uncategorized with 2 Comentarios


Esta sería una continuación de mi artículo: http://laesteticanatural.com/un-toque-de-palidez.

Erase una vez una gran cortesana preparada para ser la perfecta compañía de cualquier hombre. La gran profesional en el arte amatorio. Culta, experta en oratoria, música y saber estar, cautivaba con sus sensuales movimientos al más elevado hombre griego. Ninguno se resistía, pero no todos podían pagarla.

Su belleza hipnotizaba a los griegos. Su piel: blanca.

Este sería su ritual de belleza:

por la noche se acostaba con su rostro cubierto con una mascarilla de albayal (óxido de plomo, cerusa, del artículo anteriormente mencionado) y miel. Al levantarse se lavaban la cara con agua fría y volvían a ponerse ese óxido mortal pero ahora diluido. Eso les daba un color super blanco para nuestros gustos de hoy, como si te echaras talco en la cara.

Luego cogía un pincel y se ponía el colorete con un rojo extraído de una flor de Egipto y que diluía en vinagre para tal fin.

Ponía carmín en labios y pezones.

Su ritual estaba terminado pero mucho antes había aprendido que los hombres las prefieren rubias y se teñía el cabello con azafrán o se ponía una peluca.

Ahora, el vestido. La indumentaria era diferente. Por ley tenía que vestirse para ser diferenciada de las demás mujeres y se ponía un vestido de gasa casi transparente y, a veces, llevaba un pecho al descubierto.

Ay!!! y pagaban impuestos.

Pronto empezarían los extraños males, los vómitos y el debilitamiento general. La pesadez de vientre, la palidez y los gases. El decaimiento. Y todo por la cerusa.

 

Más información en:

  • www.diasdesexo.com
  • www.innatia.com
GRACIAS POR SEGUIRME.
BEGOÑA S.

 

 

Ser mamá en el Antiguo Egipto.

Posted by Begoña Sánchez on agosto 5, 2012 in Uncategorized with 8 Comentarios


Serketa gozaba de una salud excelente y , hasta el momento, su embarazo era muy tranquilo. Sin embargo lo más importante era el sexo del feto. Desde hacía dos semanas orinaba diariamente sobre dos bolsas, una con trigo, dátiles y arena, y otra con arena, dátiles y cebada, Si primero germinaba el trigo, Serketa daría a luz una niña; si lo hacía la cebada, un muchacho…..

…Con los pechos desnudos, perfumada con incienso, el cabello suelto y las muñecas y los tobillos adornados con collares de turquesa y cornalina, Serketa se arrojó al cuello de su marido….-Me he hecho las pruebas de embarazo en casa del ginecólogo…

-¿y bien?

-Ha germinado primero el trigo.

-Eso significa que…

-Por desgracia sí…Espero otra hija

Methy abofeteó varias veces a su mujer.

-Me has traicionado, Serketa! Necesito un hijo, no hijas. Ésta correrá la misma suerte que la primera. Mándala a donde te parezca, porque no quiero verla nunca.

-¡Perdóname Methy, perdóname!

-Me importan un bledo tus excusas. Quiero un hijo. Y exijo que mañana mismo firmes un acta de renuncia en mi favor a la totalidad de tus bienes, de los que seré el único administrador.¿Quién va a ser tan estúpido como para confiar en una mujer que sólo procrea hijas?.”

Interesante reproducción que hace Christian Jacq en su novela “Nefer el silencioso”. Esto me sirve de introducción al tema.

Vereis, el parto se hacía en cuclillas ayudadas por comadronas. Para aliviar el dolor y facilitar el parto se aplicaban ungüentos como polvo de azafrán diluido en cerveza o mármol pulverizado disuelto en vinagre. Tras el parto, se lavaba al bebé antes de cortar el cordón umbilical.

Se acostumbraba al recién nacido a tolerar la leche de la madre mediante un trocito de su propia placenta. La aceptación de este alimento servía como pronóstico de la vida del niño: se trituraba la placenta en leche y se le daba a beber. Si rechazaba o vomitaba este alimento, moriría; si lo tragaba, viviría.

Había también remedios con ungüentos especiales para cuidar las mamas porque la lactancia podía dañarlas con grietas en las areolas o mastitis. En el papiro de Ebers figura este “remedio para una mama dolorosa: calamita,1; bilis de oro,1; excrementos de mosca,1; ocre,1; Será preparado en una masa homogénea. Untar la mama cuatro días seguidos.”

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Novela “NEFER, el silencioso”. Piedra de luz I. Del fabuloso autor Christian Jacq.
  • Revista “Historia” de National Geographic, número 103. Manuel Juaneda-Magdalena, dctor en medicina y cirugía.

 

BEGOÑA    S.

Tinte de pelo a la du Barry.

Posted by Begoña Sánchez on julio 29, 2012 in Uncategorized with 51 Comentarios


Siempre me paseo por la historia para conseguir recetas nuevas. Qué curioso, el pasado me hace recrear cosas para el futuro y eso me encanta porque así se recupera un saber que se está perdiendo y contenía muchas verdades y beneficios para el cuerpo humano, sobre todo cuando tratas con las plantas.

Primero os presento a esta bellísima dama del siglo XVIII , Madame Du Barry, amante del rey Luis XV y casada con el hermano de su gigoló ya que una amante del rey no podía ser soltera. Éste, obviamente, aceptó el casamiento gracias al dinero que se le ofrecía. Ya instalada en la alta sociedad parisina tuvo tanta influencia en el rey que provocó el antagonismo de gran parte de la corte. Incluso trabajó como espía para Richeliu. Su pasado es una novela en sí, fue hija de un monje y una costurera que después del escándalo tuvo que irse a París y allí encontró marido y un padre para su hija.

Esta niñita abandonó pronto el colegio y comenzó a trabajar para una señora que tenía una nuera con tendencias lésbicas y que le tiró los tejos a Du Barry  y que ésta rechazó acostándose con su marido. Claro está que le valió el despido y comenzó su bagaje por varios oficios hasta que un modisto la contrata como dependienta y allí conoce a un chico que pertenecía a la nobleza pero estaba sin un duro y se hizo intermediario entre cortesanos y chicas guapas a cambio, claro está, de dinero.¡ Qué novela ! ¿no?.

Bueno, estamos en la corte de María Antonieta y  su perfumista Fargeon. Las que me seguís sabéis que me encanta esta época. Pues bien, Fargeón consigue una entrevista con Jeanne Du Barry  con el fin de que ésta fuese su entrada como perfumista de la corte:

Madame Du Barry deseaba acentuar el rubio natural de sus cabellos, y él le prometió que le daría una mezcla de azafrán, cúrcuma, hipérico, raíces de polipodio, genciana, sándalo cítrino o ruibardo. Si la usaba para lavarse regularmente el pelo, este se volvería aún más rubio….Fargeón quería hacerle comprender a la condesa la verdad que profesaba: que nada valía tanto como la belleza natural mantenida con cuidados sensatos prodigados a la piel.”

Yo probé hacerme una henna a la que le mezclé azafrán y cúrcuma y en vez de agua usé infusión de hipérico con ruibardo o manzanilla en dosis fuertes. Me gustó mucho, podéis probarlo las que os atreváis. Quedan como mechas rubias o doradas, bueno, según el tono de pelo que tengáis, claro.

Otra curiosidad de esta dama fue el introducir la coliflor en palacio. De hecho, en los jardines se cultivaba y a Luis XV le encantaban porque su amante le atribuía poderes revitalizantes. Fueron famosas sus cremas de coliflor y con el tiempo a esta crema se le llamó crema a la du Barry porque a esta mujer le encantaban y Luis XV pensaba que funcionaba como una viagra. Probarla: coliflor cocida, cebolla, puerro y patata pochadas en mantequilla, caldo y vino blanco. Batirlo en batidora y añadir sal, pimienta, nata y yema de huevo. A ver que tal….

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • “El perfumista de María Antonieta” de Elisabeth Fedeau, edit el ateneo.
  • Historia y vida, número 512. María Pilar Queralt del Hierro.
  • http://pongameuncafe.blogspot.com.

IMÁGENES:

 

 

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO.

BEGOÑA   S.

Un perfume para cada dolor.

Posted by Begoña Sánchez on junio 24, 2012 in Uncategorized with Sin Comentarios


Nosotros asociamos perfume a placer  y seducción pero en tiempos pasados el perfume era para fines también medicinales y se creía enormemente en sus virtudes terapéuticas.

Bien es sabido que los primeros perfumes de la historia consistían en hojas o plantas o resinas quemadas. Poco a poco la maceración en grasa o aceite llegó a extenderse y ya en el siglo XIV los alquimistas descubren una forma de purificar el alcohol y “el aguardiente” les servía para extraer esencias de las flores y plantas para su uso medicinal. Ved un ejm y adivinad la dolencia a tratar ¡es todo un reto!:

“si estos botones punzantes son más ardientes que el fuego, hágase hervir en agua para bañarlos dentro, malvavisco y malva, y la olorosa flor del gentil meliloto y la amarilleante del hipérico, de las que los santos perfumes hacen, según se dice, huir las sombras de los difuntos.

En la simiente del lino, la úlcera dolorosa, ungida de aceite rosado de litargirio y cerusa, se apaciguará bastante pero esto sucederá más bien si se mezcla con lágrimas de mirra y con incienso sagrado con licor.

Con adormidera incisa, el ardor quedará extinguido.

Si al azafrán de Tiro se le añade cabello rubio y se toma de un huevo duro la redonda yema y extraes el mucílago de la hierba pulguera, hervido todo junto se domeña este dolor”( René Bretonnayau, De las hemorroides y su cura, 1583).

Dicen que el primer perfume cuya receta aparece escrita fue el Kyphi, de los egipcios. Su composición invita a comérselo y, desde luego, sería medicinal: miel, vino, uva, mirra, retama, azafrán, enebro, jazmín, rosa, coriandro, incienso, nardo y otros.

Os invito a probar:

poned albahaca fresca macerando en aceite de oliva de primera presión  durante 40 días en un armario que lo mantenga fuera de la luz. Mover la botella de vez en cuando.

Al cabo de ese tiempo usarlo para aliñar ensaladas o pastas o tomate.

Pero recordad que si haceis a alguien un masaje en todo el cuerpo con este preparado le hareis recobrar energía y le vais a desentumecer los músculos. Preguntarle dónde está su cansancio y ver qué os dice.

Suerte!!!

BIBLIOGRAFÍA:

Del libro “Perfume, arte y ciencia” de Pierre Laszlo y Sylvie Riviére.

GRACIAS POR ESTAR AHÍ.

BEGOÑA    S.

 

 

Un trozo de historia.

Posted by Begoña Sánchez on febrero 19, 2012 in Uncategorized with 4 Comentarios


Creo que os sorprenderá, leerlo con atención y apreciar lo que ya no valoramos:

Los sollozos de Johst Findeker cortan el frío aire de la incipiente alborada. Las antorchas proyectan largas sombras sobre las paredes de la minúscula plaza del mercado de Nuremberg, Alemania. Se ha formado un círculo de haces de leña y astillas que rodean un poste vertical. Atado al poste, el sollozante Findeker. Corría el año 1444. Findeker había sido declarado culpable de adulterio, pero no estaba a punto de morir por compartir su lecho fuera del matrimonio. Un soldado dio un paso al frente, llevaba un costal de arpillera. Lo abrió, rompiéndolo con un cuchillo, y esparció su contenido rojo anaranjado por la leña. Alcanzó entonces una antorcha y aplicó varias veces su llameante cabeza al montón de madera. Los sollozos de Findeker devinieron en alaridos.

El Safranschau de Nuremberg, comité de inspectores, o quizás debiéramos decir inquisidores, del azafrán, decidió su destino. Findeker había cometido uno de los crímenes más execrables: había adulterado azafrán puro con otras sustancias menos valiosas de color similar. Hubiera sido de esperar que el cruel destino de Findeker sirviese de freno a otros comerciantes con análogas intenciones, pero qué va; sólo dos años después, un tal Elss Pfagnerin era enterrado vivo por idéntico delito.

Puro, inalterable, raro, precioso, el oro siempre ha sido el metal regio; el azafrán es el oro de las especias.

Os dejo con ganas de más. En otro artículo os hablaré del azafrán como tal y porqué su valía y quizás alguna recetita.

GLOSARIO:

  • Costal: un saco de tela burda para almacenar granos.
  • Arpillera: un tejido hecho de yute o de un tejido de cañamo.

BIBLIOGRAFIA:

   Extraído del libro “La ruta de las especias” de Sheldon Greenberg y Elisabeth Lambert.

DEDICADO  a Yuli de la tienda de especias “Spicy Yuli”.

GRACIAS A TODAS POR SEGUIRME.

BEGOÑA        S.