Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Recuerdos aromáticos.

Posted by Begoña Sánchez on junio 2, 2014 in Uncategorized with 2 Comentarios


laurelNací en 1964 en una aldea pequeñita en Galicia. Hasta los 6 años tengo unos recuerdos que, aunque vagos, me han acompañado hasta ahora. Mi primer aroma recordado es el laurel, es un aroma único. Recuerdo como lo utilizaban para “curar” los chorizos que mis abuelos hacían después de la matanza del cerdo. Colgaban ristras de chorizos en el fogón y debajo ponían muchas ramas de laurel al que le prendían fuego. Salía un humo oloroso que lo retendría en mi nariz y mi memoria a lo largo de mi vida. Siempre tengo ese recuerdo como mi primer recuerdo aromático.

Vago es también mi segundo recuerdo de lavarme con el agua de las flores de la noche de S. Juan. Mi madre y mi abuela recogían flores olorosas y las ponían en agua toda la noche. A la mañana nos lavábamos con es agua. Era un agua perfumada llena de magia.

Mi tercer recuerdo aromático es a los 5/6 años. Así de pequeñita me metí en un campo de heno que me tapaba en altura y aspiré ese aroma como un aroma de libertad tremenda. En medio del campo me imaginaba estar en el mar y comencé a tirarme sobre el heno como si estuviera nadando; no quiero pensar en cómo encontrarían la hierba los propietarios del campo en cuestión.pinus mugos

uvasMi cuarto recuerdo aromático tiene lugar también a los 5/6 años durante la vendimia. Nos metían a los niños junto con los mayores en un tonel pisando uvas, recuerdo las uvas tintas, recuerdo el olor pesado que se desprendía, y recuerdo las risas y lo atareados que los mayores estaban con semejante acontecimiento.

Mi quinto recuerdo aromático es alrededor de los 12 años recogiendo piñas en el monte y metiéndolas en sacos. Corríamos por el monte jugando y cogiendo las piñas, a veces nos parábamos sacándole los piñones que encontrabamos y recuerdo el olor a madera de pino que salía del tronco que mi abuelo cortaba mientras nosotros correteábamos  y  recogíamos las piñas.

La adolescencia me apartó de todo, no comuniqué con las plantas. Pero lo que abandonas malamente resulta que la vida te lo vuelve a poner delante y hoy me dedico a la aromaterapia. Algo apasionante…es una comunicación con la naturaleza y con la vida en sí misma.

 

BEGOÑA    S.

 

 

« entrada anterior

El constante sobrevivir de la ...

mafaldaComunica el interior del cuerpo con el exterior, refleja nuestra condición orgánica, ref...

entrada siguiente »

El Toisón de Oro.

flor mostazaQué tiene que ver la mostaza con el toisón de oro es algo sorprendente. Bueno, primero ...

  1. Asunjunio 3, 2014 - 7:22 am #1

    Hola Begoña!, que historia tan bonita de tu infancia y ahora de mayor jejeje….. estás de lleno con la aromateria, casualidades de la vida ¿no crees guapa?. Hasta vernos. Un abrazo muy fuerte.

    Responder
  2. Maria Joséjunio 3, 2014 - 3:22 pm #2

    Te felicito Begoña, me encanta, te ha salido redondo, este artículo se nota que esta escrito desde el corazón que estes donde estes siente en gallego.Bikos

    Responder
Deja un comentario

No hay trackbacks.

No hay entradas con etiquetas similares.

Entradas en categorias similares