Blog para las personas que quieran aprender a cuidarse de forma natural

Aprende a cuidarte de forma natural

Caryophyllus: una historia real.

Posted by Begoña Sánchez on abril 29, 2012 in Uncategorized with 2 Comentarios


Caryophyllus es la forma latina del nombre griego para clavo. La especia.

¿Sabiais que los indonesios, musulmanes ellos, fuman una mezcla de tabaco y clavo como cigarrillos?. Se llaman Kretek porque crujen y petardean a medida que son quemados. Despiden un olor estupendo a clavo.

Pero hoy quieros llevaros, gracias a esta especia, a la China del siglo XIX: érase una vez una linda mujer cuyo padre trabajaba en la guardia de la Ciudad Prohibida(recinto político en Pekin), entonces la joven comenzó a codearse con la nobleza y su belleza impactó en el Emperador  Xianfeng, convirtiendola en concubina.

Fue la única que proporcionó al emperador lo que no lograba con ninguna de sus mujeres, un hijo varón. La bella mujer ocupa el puesto de emperatriz con el nombre de Ci Xi. Cuando el emperador muere, su hijo menor de edad, sube al trono, quedando regente Ci Xi. Su hijo muere a los 19 años de edad por viruela. Por lo tanto Ci Xi acaba irremediablemente en el trono.

Esta bella mujer gustaba de las exquisiteces y veraneaba en el “Palacio de verano“, que restauró malversando, al parecer, los fondos destinados para construir una fuerza naval. Este palacio era un verdadero espacio de jardines y 3000 construcciones en plena naturaleza de una belleza increible. La cocina de la corte era excelente y variada.

Uno de los platos preferidos de Ci Xi era el Xiang Su Ji o pollo crujiente con clavo. Se cogía un polllo, se sancochaba (se cocía en agua hirviendo) y luego se aromatizaba con clavo, pimienta, jengibre seco y fresco, cebolla, nuez moscada triturada, mezcla china de cinco especias y laurel. A continuación se cubría el pollo con caldo previamente preparado, se sazonaba con sal, aceite de sésamo, salsa de soja, glutamato monosódico, vino y se cocía durante unas dos horas. Justo antes de servirlo, se freía en aceite para que quedara crujiente.

Actualmente, este palacio se convirtió en restaurante, El Ting le Laun, que significa “lugar para escuchar a los pájaros”. El restaurante todavía sirve los 999 platos creados para el cumpleaños de Ci Xi. El 999 es un número mágico en China.

Espero que esta historia os haya gustado tanto como a mí.

BIBLIOGRAFÍA: “La ruta de las especias”, de Sheldon Greenberg y Elisabeth Lambert.

GRACIAS POR SEGUIRME.

BEGOÑA    S.

 

 

« entrada anterior

La mujer según el hombre del ...

Para este artículo os llevaré al siglo XVI, a la corte de Enrique II de Navarra con su h...

entrada siguiente »

Aromas de la India.

Así como os hablé en muchas ocasiones de los perfumes, sus notas, sus acordes, cómo ole...

  1. chuspenaabril 29, 2012 - 8:22 pm #1

    Una historia muy bonita y muy bien contada, en tu linea. Ya me gustaría tener todos los ingredientes y la paciencia para cocinar este plato.
    chuspena.com

    Responder
    • Begoña Sánchezabril 30, 2012 - 7:26 am #2

      Gracias Chus, la historia esa me encantó y también te digo que se acostumbras a tener especias variadas en la cocina, se te harán indispensables!!!

      Responder
Deja un comentario

No hay trackbacks.

Entradas con etiquetas similares
Entradas en categorias similares